Exóstosis o el oído de surfista

Uno de los problemas auditivos que pueden afectar a los deportistas acuáticos es la exóstosis o el oído de surfista, esta aflicción dificulta el drenaje del oído y puede llegar a producir hipoacusia.


Sigue leyendo para conocer el tratamiento y los consejos para prevenir esta enfermedad.

¿Qué es la exóstosis del conducto auditivo externo o el oído de surfista?

Los afectados por la exóstosis u osteoma sufren el crecimiento excesivo benigno de un hueso, en este caso, el hueso creciente es el temporal del oído. Aunque la exóstosis no es peligrosa en sí misma, la malformación puede llegar a obstruir el conducto auditivo y dificultar el drenaje del agua, residuos o cerumen que se introducen en él. Este hecho favorece la generación de infecciones, como la otitis externa. Si estas infecciones son recurrentes pueden llegar a provocar hipoacusia o pérdida auditiva.

Se denomina oído de surfista a los síntomas que se presentan de manera crónica a consecuencia de la exostosis y suelen darse en personas que practican deportes acuáticos o están en contacto con agua y vientos fríos.

Según Urko Merino Garay autor del estudio “Epidemiología de las lesiones asociadas a la práctica del surf en Cantabria” en una entrevista para CuidatePlus afirmaba que: “La prevalencia de esta patología (en practicantes de deportes acuáticos) es muy elevada, mucho mayor que en la población general. Puede afectar a personas que no son surfistas, pero es raro”.

Tratamiento y prevención de la exóstosis.

Se recomienda realizar controles auditivos periódicos para vigilar el crecimiento y los posibles síntomas que el crecimiento del hueso temporal pueda originar. Durante esas sesiones se trabaja para evitar complicaciones en un estadio inicial de la enfermedad. El tratamiento para el oído de surfista, en estos estadios, pasa por la utilización de gotas como en casos de otitis externa con antibiótico tópico.

En los casos que se agrava la enfermedad, el tratamiento definitivo se realiza mediante una operación quirúrgica, denominada canaloplastia. Esta intervención consiste en realizar una incisión detrás del pabellón auditivo para extirpar las proliferaciones óseas que han ido creciendo y cerrando el conducto con una fresa quirúrgica. La operación también se puede realizar introduciendo la fresa en el interior del conducto auditivo. Los puntos se retiran al cabo de una semana, pero los pacientes deben evitar el contacto con el agua fría, el viento y la humedad entre uno y tres meses para que cicatrice correctamente.

La prevención para el oído de surfista pasa por un sencillo cambio de hábitos que deberán aplicar todas aquellas personas susceptibles de exóstosis: Es recomendable el uso de tapones para los oídos, evitando así que penetre la humedad, el agua o el viento frío al conducto auditivo. Aunque deberá valorarse su uso según el estado del paciente, ya que podría llegar a empujar la cera al interior del oído.

Algunos consejos que deberías tener siempre en cuenta:

  • No olvidar el gorro.

  • Usar tapones de baño a la medida con sujeción al neopreno.

  • Al salir del agua es recomendable secar los oídos con un secador para asegurarte de que no quedan restos de agua en el conducto.

  • Si no es posible hacer uso del secador, la recomendación es usar gotas para secar el conducto auditivo, siempre que no lleven demasiado alcohol, ya que pueden irritar el oído.

  • Recordamos que la predisposición individual también juega un papel importante en la exóstosis del conducto auditivo externo, ya que no todos los deportistas acuáticos terminan por padecerla.

Si te ha parecido interesante, por favor, compártelo ¡Gracias! Esperamos que vuelvas.

Todas las Noticias